En territorio Bildu

Soy uno de esos periodistas cuyo trabajo le mantiene atado a la pata de la mesa, de esos que se encarga más de gestión humana y organización de la redacción. Cuando llega el verano y el flujo de actualidad empieza a decaer rompo esa inercia y salgo a hacer cosas que me recuerden qué es el periodismo de calle.

Así fue como se gestó hace un par de años esa breve serie de ‘Un día con…’ algunos políticos, que me permitió entrevistar a Ramón Jáuregui, María Dolores de Cospedal y Josep Antoni Duran i Lleida, además de contar cómo era el día a día del entonces ‘número dos’ socialista para la UE, la entonces candidata a la presidencia de Castilla – La Mancha y al todavía portavoz de CiU en el Congreso.

Vuelvo a las andadas: el lunes al amanecer salgo de viaje. Me marcho a Euskadi y Navarra para hacer una serie de reportajes sobre el cambio político que Bildu supone y lo que puede suponer. Primer cálculo: más de 600 kilómetros en ambas regiones, unos 1.400 contando el viaje de ida y vuelta a Madrid.

El tour durará cinco días, durante los cuales haré al menos 16 entrevistas y varios reportajes para lainformacion.com en un especial que ya podréis visitar a partir del lunes para seguir la ruta que voy haciendo y en el que, a partir de la semana siguiente, iremos colgando las primeras piezas. También iré contándolo en Twitter, con el hashtag #EnTerritorioBildu

¿El motivo? Las elecciones del pasado 22 de mayo no sólo supusieron el derrumbe del PSOE en España, sino también la irrupción de Bildu en el panorama político vasco y navarro. La formación, que obtuvo el visto bueno del Constitucional tras ser vetada en el Supremo por ser considerada sucesora de Batasuna, consiguió ser la segunda fuerza más votada en Euskadi.

Ha sumado 1.138 concejalías, 953 en Euskadi, 184 en Navarra y una en Burgos, gracias a sus 313.231 votos. En total se ha llevado dieciséis votos de cada cien posibles en Euskadi, y ocho de cada cien posibles en Navarra. Aglutina más de un centenar de ayuntamientos, siendo el más importante el de San Sebastián, y controla la estratégica diputación de Gipuzkoa. Su importancia es tal que en apenas mes y medio ha conseguido condicionar cualquier noticia que venga de Euskadi, desde el uso de banderas hasta la designación de una ciudad como capital cultural europea.

Viajamos durante una semana a Euskadi y Navarra para tomar el pulso a la situación y para intentar comprender qué ha movido a los ciudadanos a apoyar masivamente a la coalición abertzale. Esta es la historia de Bildu contada a coro por los protagonistas de décadas de confrontación: víctimas, ertzainas, ciudadanos, funcionarios de prisiones, concejales, políticos y profesores de todo signo nos prestan su voz.


0