Ya está, votación consumada. De nada han servido semanas de protestas de médicos, enfermeras, celadores y pacientes. La Asamblea de Madrid ha aprobado por la mayoría absoluta del partido gobernante un texto legal que posibilita la privatización de la gestión de la sanidad. La enfermedad, por hablar en términos médicos ya que estamos, sigue avanzando. De hecho está ya tan avanzada que ha nublado nuestro juicio: vemos bien que privaticen después de que se deje hecho polvo lo público. Ejemplos hay miles. ¿Los culpables? Ellos, pero también nosotros. El cáncer de España eres tú