Somos el conejo blanco que dibujó Lewis Carroll en las aventuras de Alicia, eso que algunos ven como un cuento de niños y otros interpretan como un tratado de lógica matemática. Siempre llegamos tarde. La moneda de nuestros días es el tiempo, y la meta el control absoluto de lo que pasa al minuto. Y lo tenemos. Vamos en busca del tiempo real, como si hubiera un tiempo irreal
1