EEUU, Francia, Italia y España han vivido procesos de renovación de candidatos de sus principales fuerzas políticas con elecciones primarias. Un procedimiento que puede tanto encumbrar a los partidos como conducirlos a la escisión. En España, por ejemplo, el PSOE sabe bien lo que es el trago de las primarias