Los medios de comunicación son como los gatos. Hacen compañía en el sillón, se encargan ellos solitos de sus cosas y hasta queda bien tenerlos. Pero los gatos a veces arañan y los medios de comunicación a veces engañan. Por eso, y por otras cosas, ya no son imprescindibles. También nos engañan las redes sociales, aparentemente gratis y con un precio altísimo a nuestra costa. Pero a los medios, como a los gatos, hay que entenderlos. La mejor forma de evitar arañazos es saber qué es susceptible de provocarlos. Aquí van quince maneras que tienen los medios de engañarte
0