La estadística es esa perversa ciencia según la cual si tú tienes dos coches y yo ninguno, uno de los tuyos me pertenece, decía George Bernard Shaw. Aunque muchas veces eso sea cierto y no sirva para designar realidades, los cálculos estadísticos sí enseñan carencias y defectos de algunos sistemas. Y la elección del Papa no escapa a esa lógica perversa si nos preguntamos, con las cifras en la mano, quién manda en verdad en el Vaticano. Este es el mapamundo del poder en la Iglesia
0