En lo que va de legislatura 32 diputados han dejado su acta, casi un 10% del total, la mayoría de ellos en las filas del PP para ocupar cargos públicos. Las listas electorales se han convertido en una bolsa de trabajo para cargos a dedo

Hay 95 diputados que han nacido en lugares diferentes a aquellos por los que se presentaron. Los motivos son diversos: casualidad, estrategia política o cambio de ciudad por motivos de trabajo, entre ellos. En total, uno de cada cuatro diputados no ha nacido en la provincia a la que representa

De los 350 diputados del Congreso 185 tienen cuentas de Twitter, 77 tienen blog y 68 ambas. En todos los casos los socialistas ganan en número, aunque con distinto margen. Estas son las cuentas del Parlamento en versión tecnológica

Muchos diputados ‘clonan’ iniciativas variando sólo el nombre de la provincia y presentándola entre varios, engrosando sus estadísticas individuales. Es una práctica permitida por el reglamento y habitual en PP y PSOE ¿Ejemplos? Cuarenta y dos diputados del PP han presentado las mismas nueve iniciativa. El récord lo tiene un exdiputado de Alianza Popular que firmó casi 5.000 iniciativas con trucos como estos. Así hinchan algunos diputados sus estadísticas en el Congreso

El Congreso inicia la tramitación de un proyecto de ley al que se le reconocen avances, pero sobre todo se le amontonan los críticos. Estos son los siete pecados capitales de la Ley de Transparencia

Tras año y medio de legislatura, algunos nombres propios de diputados destacan: unos porque han presentado centenares de iniciativas o porque participan en más de una decena de comisiones. Otros por todo lo contrario, algunos con excusa por los cargos que desempeñan y otros sin explicación aparente. Este es un retrato de la actividad parlamentaria a través de las estadísticas publicadas por el Congreso. En año y medio, por ejemplo, Cuatro diputados rasos no han presentado una sola iniciativa en el Congreso en lo que va de legislatura

Es fácil saber de qué se hablará en el Congreso. Paro, crisis, corrupción y desafección centrarán las intervenciones y réplicas, pero… ¿qué diez temas es poco probable que aparezcan a pesar de ser importantes?

Uno de los gritos estrella de los movimientos sociales que desde el año pasado han comenzado a irrumpir en España ha sido el dirigido a los políticos: “No nos representan”. Más allá de la carga crítica con el sistema democrático de esas palabras, ¿qué tiene de real el lema? ¿Son de verdad los políticos una muestra representativa de lo que son los españoles de a pie?

Ir al gimnasio, dejar de fumar, estar más con la familia… Cada año nuevo miles de personas se fijan unos objetivos a superar, como si el cambio en el calendario fuera una suerte de motivación para hacer las cosas mejor. Pasa con las personas y pasa con los partidos. Estos serán los objetivos de los cuatro grandes partidos políticos para 2013

Santiago Calatrava es mundialmente conocido por su trabajo, pero también por la polémica que le envuelve. Desde los desfases en los presupuestos finales sobre lo inicialmente comprometido, hasta sus diseños. Desde la accesibilidad de algunas de sus creaciones, hasta la ingente cantidad de contratos públicos que ha concentrado con algunos gobiernos. En total, todos los españoles hemos gastado tanto en Calatrava como tiene presupuestado España invertir en Educación para 2013

Se va Monti, vuelve Berlusconi. En medio de la operación los mercados han temblado. Sin embargo, Monti ya había dicho que no repetiría y las elecciones estaban previstas igualmente para el primer trimestre del año que está a punto de empezar. Por alguna de las dos razones, o ambas, las Bolsas se han derrumbado y la prima de riesgo se ha disparado, las dudas sobre Italia y España han vuelto y los líderes europeos han reaccionado con nerviosismo. Pero el problema de Italia no sólo es Berlusconi. Ni Monti.

Un año y cinco días han pasado entre las elecciones generales y las elecciones catalanas. En medio, más de 143 millones de euros presupuestados para hacer frente a los comicios que se han celebrado fuera de su fecha estipulada. El valor de mercado de Messi. A eso habría que sumarle el precio de las otras dos elecciones que hemos vivido entre 2011 y 2012 y, por supuesto, el gasto declarado por los partidos. La democracia nos sale carísima como para que luego no vote ni la mitad de gente.

La crisis lo ha acelerado todo. Han sido apenas 555 días en los que siete procesos electorales, cinco de ellos adelantados a la fecha que les correspondía, da buena imagen del periodo de inestabilidad que atraviesa el país. En total 41,1 millones de votantes, algunos de ellos llamados a las urnas hasta tres veces y casi la mitad que no votaron, para cinco noches electorales que han modificado el aspecto del país. Así es la nueva España que dejan muchos cambios de cara, peores cifras económicas, dos huelgas generales…

“No hay gobierno que no pase por CiU” parece una victoria demasiado pequeña para un partido que aspiraba a una mayoría absoluta. El president electo dejó claro en su intervención tras el recuento electoral que buscará un pacto: “Hasta ahora hemos ido solos y la gente nos ha dicho que vayamos acompañados”, dijo al llamar a la “corresponsabilidad” de otras fuerzas. Pero quiere pactar “para continuar con el proceso”, y vistos los programas de las tres fuerzas con las que puede pactar las tres opciones parecen incompatibles para CiU

La política no es matemática, pero casi. CiU ha perdido 12 escaños, Esquerra ha ganado once. La estrepitosa caída de Artur Mas, que había pedido una “amplia mayoría” y se ha quedado con un puñado de parados en su grupo parlamentario tiene mucho que ver con un error estratégico de uno mismo. Traducido: Artur Mas hiló un discurso para los votantes de otros partidos, pero no para los del suyo ¿Qué ha pasado en Cataluña y qué va a pasar ahora?

Artur Mas pidió “una amplia mayoría” para poder hacer que Cataluña “se dote de instituciones nacionales”. La respuesta de las urnas ha sido totalmente contraria: Convergència i Unió ha pasado de tener 62 diputados a quedarse con 50, con una caída de cerca de un 10% de representatividad y una sexta parte de los votos, superando el millón por los pelos. El soberanismo le sale caro a Artur Mas: pierde 12 escaños

Va a ganar CiU. Hasta ahí, salvo cataclismos de última hora, nada difícil de averiguar. La cuestión es saber cómo y con qué escenario. El futuro de lo que pase en Cataluña no estará, por tanto, en saber que CiU gobernará, sino en ver cómo gana y cómo se conforma la oposición. Porque ¿acaso importa no tener mayoría absoluta si triplicas al segundo partido en escaños? Depende del mensaje que quieras transmitir. ¿Qué puede pasar en las elecciones catalanas del domingo? Pues que se conformen, más allá de los partidos, tres bloques: el soberanista, el federalista y el nacional.

Convocar un referéndum, declarar unilateralmente la independencia, abrir un proceso consultivo en el Parlamento autonómico, intentar convencer a potenciales socios internacionales… Son palabras, ideas y conceptos políticos que se llevan barajando desde que Artur Mas, president de la Generalitat, cambió el tono de sus declaraciones en su comparecencia tras la Diada de Cataluña y comenzara a hablar de autodeterminación. Pero, ¿en qué queda todo eso? ¿Qué podría hacer Cataluña para ser independiente de verdad?

Cataluña es, según la Constitución, una Comunidad Autónoma. Según el Estatut de 2006, una nación. Según la sentencia del Tribunal Constitucional de 2010, “una nacionalidad con derecho a autonomía”. Según Artur Mas, un país en un proceso de transición nacional. Cataluña, según las estadísticas, es esto: un retrato hecho con cifras

Cataluña ha vivido hasta en cuatro ocasiones su conversión en un Estado independiente, aunque sumando todas esas proclamaciones apenas se sumen solo doce días de independencia. Y siempre de forma convulsa y con sangre de por medio